Dieta mediterránea

Nutrición Cuerpo 10 2017-02-08 241

Cuando se habla de comida mediterránea, tal vez se podría pensar que es ingerir únicamente pescados y mariscos, y aunque esto es así, también se consume gran cantidad de productos de origen vegetal, frutas, verduras, pan, pasta, arroz, cereales, legumbres y papas.

También está recomendado el consumir productos de temporada en su forma natural, inclinándose siempre por los más frescos. La utilización del aceite de oliva es fundamental ya que proporciona una grasa principal, bien sea para freir o para aderezar. La cuarta regla es comer de manera semanal y moderada pescados, idealmente de tipo azul, así como aves y huevos.

Además se debe ingerir diariamente pero sin abusar, yogurt y queso. Por otro lado es necesario el consumo de frutos secos, miel y aceitunas igualmente con moderación.

Se debe ingerir carnes rojas, vino (preferiblemente tinto) y utilizar hierbas aromáticas como opción saludable a la sal.

Todo esto debe ir acompañado de la ejecución  de una actividad física regular para hacer trabajar al corazón y mantener en forma las articulaciones y buen tono físico.

Fórmula adecuada

Una buena idea de aplicar esta dieta es aplicando la suma de varios valores, inicialmente se deben consumir hidratos de carbono, que representa el 50 % del aporte energético total diario, siendo conveniente que sean de tipo complejo (pasta, arroz, papa, pan, legumbres) y no simples (helados y alimentos con grasa) y combinando esto con frutas y verduras ricos en fibra aseguran las suficientes vitaminas, minerales y antioxidantes.

Por otro lado se debe consumir 35 % de grasas o lípidos, y en el que se debe escoger preferiblemente alimentos de tipo vegetal antes de escoger los de la variedad animal.

La excepción a la regla está en los pescados azules (caballa, atún, sardina) que poseen ácidos grasos poliinsaturados. Y finalmente se completa la variedad con un 15 % de proteínas que ayudarán a regenerar el tejido.

Claves de la

Se debe destacar que todos los alimentos están permitidos, pero en cantidades adecuadas. Por un lado se ingieren carbohidratos como pasta, papa, arroz complementándose con verduras, hortalizas, leche, queso, yogur y sin olvidar el agua.

A la semana se pueden consumir las diferentes carnes como pescados, pollo, mariscos, huevos, legumbres. Y de manera ocasional los productos de pastelería y panadería.

También se tiene que tener en cuenta el consumo de productos de temporada y dejando a un lado los procesados, además de que hay que olvidarse de bebidas gaseosas y otros que tengan aditivos artificiales.

Hay que precisar que el consumo de cereales  y limitar la ingesta de cremas, mantequillas, papas fritas envasadas y estas últimas deben emplearse menos de una vez por semana.

Además se pueden tomar recomendaciones de uno de los chefs especialistas en este tipo de comidas es el galardonado Quique Da Costa, quien ha ganado fama por las atractivas presentaciones de sus platos, y que lo han merecedor de la distinción más importante en la gastronomía, la Estrella Michelín.

Pero claro no es necesario hacer una compra de artículos de precios altos para tener una comida que sea gustosa pero a la vez saludable.

Vale apuntar que una buena rutina física se convertiría en la parte que haría de una combinación atractiva y que obtenga resultados satisfactorios para el cuerpo humano, sin excederse.

Finalmente se debe comentar que entre las opciones más convenientes figura la caminata, ciclismo y la natación que es la disciplina más completa, ya que involucras en la actividad a todos los músculos, además de contribuir a una mejor capacidad respiratoria pero podría resultar decisivo si se trabaja con un especialista en la materia que asesore a quien lo necesite.

Recetas Relacionadas

Comments