Dieta de proteina o proteica

Nutrición Cuerpo 10 2016-11-07 174

Las dietas de proteinas o proteicas para perder han tenido gran éxito, siendo ejemplos claros la propuestas presentadas por el método Atkins inicialmente y luego por Pierre Dukan pero como funciona una alimentación de este tipo, a continuación se contesta.

En un desayuno hay que olvidarse de las tostadas de pan o jugos, y en su lugar cambiarlos por huevos y tocineta en una de las posibilidades.

Seguidamente para un almuerzo se incluyen más proteínas, siendo un ejemplo una hamburguesa doble con queso, claro está sin los bollos del común carbohidrato, más una pequeña ensalada.

Y en la cena más proteínas olvidándose del almidón, cereales, azúcar y frutas, además existen posibilidades adecuadas por su bajo contenido en grasas y amplios nutrientes como carnes magras, frijoles, soja y lácteos descremados.

Dentro de los beneficios el primero es que indudablemente da una mayor sensación de saciedad. También las proteínas representan un ingrediente esencial para el crecimiento, desarrollo y ayuda para el sistema inmunológico, y que a su vez redundará en una mejor salud.

Además se debe tener en cuenta que con el consumo de proteínas no se pierde músculo sino grasa.

Si esto no suena aterrador para ti tal vez debas tener en cuenta los siguientes aspectos negativos que produciría una dieta de este tipo.

La primera dificultad con las dietas de proteínas es la deshidratación, y porque ocurre esto, la cuestión sucede en que los carbohidratos actúan en el cuerpo de forma que lo estimulan para retener agua.

Seguidamente está en el exceso de calorías, porque no interesa si se ingieren únicamente proteínas, ya que si se consume más de lo que se gasta, el cuerpo lo reserva convirtiéndolo en grasa.

También se da el caso de que si se logra tener éxito y se alcance el peso ideal, y posteriormente se retorna a  los hábitos previos probablemente la persona engorde.

Esta opción podría incrementar el colesterol tras la alta ingesta de proteínas y que uno se quede sin energía tras eliminar los carbohidratos. Por si fuera poco pueden surgir problemas como insuficiencia renal, cálculos renales, osteoporosis y hasta cáncer.

Pero para sumar un complemento se pueden incluir hortalizas, frutas y alimentos lácteos (excluyendo el queso) ya que son alimentos que se pueden considerar básicos o alcalinos, y así estos vienen a funcionar como amortiguadores de los efectos de una dieta de este tipo.

Quedando demostrado que al añadir de cuatro a nueve porciones de frutas y hortalizas al día va a disminuir la excreción de calcio por la orina.

Vale destacar que surgen opciones de alimentos con alto contenido en proteínas como el lomo embuchado, soja, leche descremada, queso manchego, bacalao, jamón serrano y maní o cacahuate.

También está otra opción, que es la de emplear suplementos de proteínas, y que deben usarse siempre y cuando se realice una práctica física diaria.

Si se inclina por sumar este aspecto se podrían solucionar los problemas con el ácido úrico, el cual se incrementa en dietas a base de carne.

Hay que precisar que los planes basado en el consumo de carnes y pescados son aquellos que van a generar más consecuencias negativas. También las frutas, hortalizas y lácteos porque pueden ayudar en la prevención de algunos desajustes en el metabolismo.

Los suplementos no son malos pero no van a hacer que se tenga una dieta alta en proteínas, por lo que se debe valorar su ingesta y combinarlo en la alimentación que uno lleva.

Y finalmente si se desea ingerir una cantidad óptima de proteínas, hay que realizar una adecuada planificación dietética, para no quedarse corto ni pasarse de los límites que se consideran saludables.

Recetas Relacionadas

Comments