Clases y tipos de proteinas y cuanta proteina consumir

Nutrición Cuerpo 10 2017-01-04 149

Las proteinas representan sin duda una de las fuentes vitales de energía para satisfacer las necesidades del ser humano, sin embargo el desconocimiento de cuanta cantidad ingerir aunado a las dificultades de un importante número de países ha traido como consecuencia la presencia de desnutrición, la cual se ha intensificado en los últimos años debido a la crisis ecónomica que ha afectado a una elevada cantidad de naciones.
Ahora bien este aspecto de necesario consumo para el ser humano no son más que macromoléculas unidas por una secuencia de moléculas más pequeñas llamadas aminoácidos. Cuando se ingiere un alimento que contiene proteinas el organismo las descompone y separa en aminoácidos con las que posteriormente se forman el concepto en cuestión para mantenerse con energía.
Sin embargo cualquiera persona podría pensar que las proteinas solo están contenidas en las carnes rojas, aunque esto no es así porque es un tema muy complejo, ya que hay que tomar en cuenta que a la hora de alimentarse este elemento básico tiene una clasificación específica.
Vale resaltar que inicialmente están las del tipo simples que son aquellas al hidrolizarse o degradarse solo producen aminoácidos siendo ejemplos la insulina y el colágeno.
Pero cuando uno comenta sobre esta molécula se debe tomar en cuenta otra clasificación, que no son otras que las globulares, y que a su vez se dividen en seis subclases.
En esta variedad se encuentran las albuminas, globulinas, prolaminas, glutelinas, histonas y prolaminas.
Mientras que las proteinas conjugadas son moléculas que presentan una parte proteica y otra de tipo no proteico que las hace diferenciarse de las simples.
Y en este caso existe una clasificación de la cual surgen siete variedades, siendo la primera de ellas las nucleoproteínas que se encuentran en el núcleo, siendo ejemplos las carnes de animales jóvenes y de caza.
Igualmente están las fosfoproteínas que son la combinación de proteinas y fosfatos encontrándose principalmente en la leche y los huevos. Las lipoproteinas son aquellas que contienen lípidos siendo principales referencias el pescado, las nueces, los granos integrales como el trigo, avena, quinoa, mijo y espelta junto a aceites de componentes como la linaza, canola, de nuez, aguacate, soya y oliva.
Otro de los tipos son las glicoproteinas encontrándose en las setas u hongos (distintas variedades como el shiitake, girgola, maitake, cordyceps y reishi) además de estar en frutas como manzanas, peras y todas aquellas que tienen acido cítrico, es decir, coco, ajo, zanahoria, maíz, rábanos, tomates, puerros.
También se ubican en la carne, arroz, cebada, trigo, aloe vera o sábila y en el vino.
Las restantes variedades en el caso de las conjugadas son las mucoproteínas (halladas en la boca principalmente en la saliva), metaloproteínas (contienen elementos metálicos) y cromoproteinas.
En esencia las funciones de las proteínas están en mantener un equilibrio en lo estructural, enzimático (catabolizan las reacciones químicas del metabolismo celular), hormonal, regulador, homeostático, defensivo, contráctil y transporte.
Vale detallar que los alimentos con mayor cantidad de proteínas son las lentejas, atún, guisantes, queso Roquefort, pechuga de pollo, fiambre de pavo, jamón cocido, sardinas en conserva, carne de res o cerdo de tipo no graso, ternera, hígado, garbanzos,cordero, merluza, atún en escabeche, clara de huevo y leche desnatada.
Igualmente existen opciones para aquellos que lo que desean es aumentar su masa muscular. En este caso se recomienda la ingesta de concentrado de suero (ideal para quien comienza con rutinas de ejercicios), caseína (se digiere de manera lenta ) tardando en asimilarse de cinco a siete horas, proteína de suero aislada, proteína hidrolizada, proteína de soja y potreína de leche aislada cerrando con la albúmina de huevo.

Comments